Los extremos de Chile se juntan en la U14 femenina

El deporte entrega historias, realidades y momentos que quedarán para siempre en la memoria de cualquier deportista. La selección femenina U14 no queda al margen de esto, por más que las pequeñas recién comienzan a conocer la vida.

Cuesta creer que de alguna manera que no sea el deporte, se podría juntar una niña de Arica y otra de Punta Arenas. Precisamente esto ocurrió en la concentración de la U14 femenina. Aquí, 30 niñas de muchas partes de Chile compartieron durante tres días, entrenaron, se dieron pases y recibieron las mismas órdenes e instrucciones por parte de los entrenadores Enzo González y Juan Miranda.

Constanza Ruminot (a la izquierda) es de Arica, tiene 12 años y una estatura muy importante teniendo en cuenta su edad, es primera vez que es seleccionada, un mérito muy grande si se tiene en cuenta que juega básquetbol hace solamente 15 meses.

“En marzo del año pasado mi mamá me dijo que me metiera a básquetbol en el colegio, ella también jugó. Lo hice y me gustó”, explica escuetamente Constanza.

Mientras que Valentina Ojeda (a la derecha), lleva este deporte en la sangre. “Mi hermano y mi papá jugaban, entonces a mí también me gustaba. Entonces mi papá notó que tenía talento y empecé a jugar a los 10 años”, cuenta esta alera de Punta Arenas.

Estas chicas, al igual que varias seleccionadas, se dieron a conocer en el Campeonato Nacional de julio realizado en Punta Arenas, categoría U14. Ahora se entrenan para quedar entre las 12 seleccionadas que viajarán al Sudamericano de la categoría a realizarse entre el 1 y 5 de noviembre en Colombia.

El caso de Valentina es especial, tiene 14 años y es una de las experimentadas en esta nómina, ya que el año pasado fue al Sudamericano U15 de Ecuador, con solamente 13 años y obteniendo un meritorio quinto puesto. A pesar de esto, asegura que no tiene el puesto asegurado. “Siempre hay cosas que mejorar, espero quedar nominada pero lo importante es que le vaya bien al equipo”.

Mismo pensamiento tiene Constanza aunque está aspirando a un logro mucho más alto. “Solamente espero que nos vaya bien a todas las niñas y poder ganar el campeonato”.